Islam: percepción vs realidad

El 29 de enero se cumplirá un año desde la noche en que seis fieles musulmanes fueron masacrados en el centro cultural islámico de la ciudad de Quebec. Aparte, diecinueve sufrieron heridas graves, donde 4 niños quedaron huérfanos de padre y madre.

La atrocidad sirvió de gran apoyo para los musulmanes radicales que se excusan en este tipo de actos para predicar sus ideales extremos. El año 2017 si por algo estuvo marcado fue por altercados indiscriminados contra musulmanes. Los asesinatos de la noche del 29 de enero del pasado año fue, en realidad, como si nunca hubieran sucedido, debido al poco impacto que tuvieron en la presa internacional y nacional.

En el mes pasado de noviembre se realizó una encuesta en Estados Unidos donde se indicaba que en ese país, el 47% de la población, pensaba que la presencia del islam en el territorio les resultaba perjudicial. Ninguna religión, a día de hoy, enfrenta tanto odio y desprecio generalizado. Si no tienes una visión negativa del islam en primera persona, seguro que alguien de tu círculo cercano la tiene.

Poca gente lo sabe o lo tiene en cuenta, pero los principales afectados por muertes de terrorismo del estado islámico son los musulmanes en sus países de origen, como en Siria o en Irak. Una guerra civil que cada aña se cobra más víctimas.

Otra parte del estudio viene a indicar la implicación cotidiana de la población musulmana con el país y cómo conviven sin problemas con el resto de la población, excepto casos aislados. Involucrados en cuestiones sociales producidas por desastres naturales, como la recaudación de fondos y diversas donaciones.

El Corán dice que salvar una vida es similar a salvar a toda la humanidad y es por eso,  que desde los centros culturales islámicos ubicados en Cataluña se expanden las ideas más pacíficas de esta religión.

El pilar islámico básico del islam es el ayuno, que tiene cabida durante el mes del Ramadán, inculca disciplina, obligaciones, empatía, generosidad y cariño. Una experiencia totalmente recomendada también a los que no sean creyentes, pues el cuerpo entra en un estado de purificación tanto mental como a nivel fisiológico.

Como conclusión podemos comprender que el islam es una religión de paz e integradora, que no busca la violencia sino la convivencia en paz.

Navigation